Charlamos con la Dra. María Eugenia Méndez, directora médica de En Casa Rosario, sobre los Cuidados Paliativos y los desafíos que resultan de llevarlos a cabo en el domicilio de los pacientes. Con su amplia experiencia, María Eugenia nos da certezas sobre la importancia de los Cuidados Paliativos para mejorar la calidad de vida de aquellas personas que están atravesando una enfermedad grave, crónica o compleja, asi como también, resalta lo indispensable de difundir estas prácticas para que cada vez más personas puedan acceder a ellas. 

– ¿Qué son los cuidados paliativos?

Son una una serie de cuidados que se ofrecen a una persona que está transitando una enfermedad grave, crónica o compleja, que amenaza la vida. Intentando mejorar su calidad de vida. Tratando los síntomas físicos que la acompañan (el dolor, la falta de aire, las náuseas, entre otros), y también los aspectos emocionales y psicosociales del paciente. Ayudando no sólo a la persona enferma, sino también a su entorno, a transitarla. Este abordaje es realizado por un equipo de profesionales: médicos, enfermeros, psicólogos formado para este fin.

 

– ¿Cuáles son los desafíos de brindar cuidados paliativos en un hogar?

En el domicilio, el entorno del paciente adquiere una función sumamente importante, no sólo de compañía, cuidado y provisión de confort, sino que son quienes conforman “el equipo” junto con los profesionales que asisten al hogar y el propio paciente. Uno de los desafíos es la conformación de ese equipo. Otro desafío importante es encontrar profesionales formados en Cuidados Paliativos, no sólo en las grandes ciudades, sino también en localidades más pequeñas para poder cumplir con la demanda.

Con la atención domiciliaria se evitan internaciones hospitalarias largas y costosas, en lugares más preparados para curar que para cuidar. No se realizan tratamientos invasivos innecesarios.

– ¿Qué beneficios trae esta modalidad de atención?

Los pacientes se encuentran en su ambiente, en la intimidad del hogar. En la medida de lo posible se pueden mantener algunos hábitos o realización de hobbies. Los horarios son más flexibles y los alimentos más a gusto del paciente. La familia participa activamente en la atención del paciente. Respetando su voluntad, de permanecer en el domicilio, previniendo así el duelo patológico.
Con la atención domiciliaria se evitan internaciones hospitalarias largas y costosas, en lugares más preparados para curar que para cuidar. No se realizan tratamientos invasivos innecesarios.


– ¿Qué dificultades o barreras encontrás en tu práctica al momento de que este servicio sea accesible?

Existen una serie de condiciones para la internación domiciliaria. Es necesario que el paciente desee estar en su casa, que tenga un entorno social y familiar adecuado, que su familia lo pueda atender. Se requiere de un equipo de salud calificado, formado y con experiencia. Y que el sistema de salud reconozca la prestación domiciliaria del equipo de Cuidados Paliativos.